“Después de haber muerto, creo que he llegado a algunas conclusiones sobre mi relación con mi marido.
Luego de haber sufrido durante 5 días una horrible agonía. Creo que tuve una vida muy tranquila, tenía un marido increíble, que me amaba más que a nada en este mundo. Sin embargo, a pesar de que yo lo quería mucho, no era el hombre perfecto para mí. Yo quería un hombre que me consintiera que me hiciera sentir como la mujer más feliz del mundo, que fuera tierno conmigo, en fin que me hiciera sentir como la esposa que todas soñamos cuando fuimos niñas. A pesar de que en el momento de mi enfermedad y muerte siempre estuvo pendiente de mi y fue un hombre muy preocupado, no era lo que yo soñaba, por ejemplo nuestra luna de miel fue un largo escalofrío y a pesar de que nuestros primeros 3 meses de matrimonio fueron muy gratos, luego no fue lo mismo.
Quizás fue culpa mía, al nunca hacerle notar mis molestias, pero soy una mujer muy tímida y el un hombre con un carácter muy duro. Tal vez era mejor así.”

Anuncios